martes, 12 de julio de 2011

De Pantiacolla a Atalaya. Regreso.



El día de partida se torció el tiempo que había sido bueno, salvo un par de tormentas. Pasamos por algunas poblaciones indígenas para adquirir algún recuerdo, y poco a poco, llegamos a Atalaya donde desembarcamos y dejamos atrás casi diez días de visita al Manu. Algo tristes, pero con mucho por ver aún. Regresamos al bosque de nubes, volveríamos a disfrutar del gallito de las rocas y de un entorno mágico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario